Comisiones Obreras de Madrid | 19 de octubre de 2019

Orgullo 2019


La prolongación no retribuida de la jornada laboral equivale a 67.000 empleos en Madrid

    La Comunidad de Madrid está a la cabeza del tiempo de trabajo no remunerado, tanto de las horas extra que no se pagan como del exceso de horas por jornada habitual superior a la pactada y que no se retribuyen.

    09/07/2019.
    Trabajador en Madrid (archivo)

    Trabajador en Madrid (archivo)

    En total, y teniendo en cuenta solo a los trabajadores y trabajadoras con jornada completa, supone 2,7 millones de horas de prolongación no retribuida de jornada a la semana que equivalen a 67.000 empleos en la región, que equivalen a una quinta parte del paro registrado en Madrid y es un elemento de precarización.

    La suma de las horas realizadas por los trabajadores y trabajadoras madrileños fuera de la jornada pactada, ya sea de manera habitual, ya sea como hora extra no pagada, supone una prolongación no retribuida de la jornada.

    En Madrid el 60% de las horas extraordinarias que se realizan no se pagan. En Madrid se realizan 2,7 millones horas no pagadas de prolongación jornada a la semana, según un análisis de la EPA. Es la comunidad que registra más horas de prolongación de jornada no retribuida. Una cuarta parte de los 11 millones de horas semanales trabajadas y no pagadas que se hacen en España se realizan en Madrid.

    Estas horas de trabajo sin remuneración de sus empresas equivalen a 67.000 empleos a jornada completa (40 horas) que dejan de crearse. El exceso de jornada no retribuido equivale a una quinta parte de ese paro registrado.

    La prolongación no retribuida de jornada afecta en Madrid a 252.000 trabajadores y trabajadoras a jornada completa, siendo la primera comunidad en número de personas afectadas. De media soportan 10,6 horas semanales de extensión no retribuida, por lo que pueden superar las 50 horas de jornada. Este exceso de jornada afecta a sus condiciones de vida y trabajo en forma de pérdida salarial, exceso de carga de trabajo y deterioro de la salud, disponibilidad de tiempo para la conciliación, la formación y los proyectos personales. Uno de cada cuatro trabajadores afectados por la extensión no retribuida de jornada reside en Madrid.

    En términos económicos, las empresas dejan de pagar al año 3.221 millones de euros por esa prolongación no pagada de jornada. 3.221 millones que incrementan el beneficio de las empresas en vez de destinarse al pago de salarios y cotizaciones. El 28% del coste laboral no pagado que se registra en España (y que supera los 11.500 millones de euros) se produce en la Comunidad de Madrid.

    Por sectores, en el conjunto del Estado, los servicios concentran el 74% de la prolongación laboral no remunerada. Industria, comercio y hostelería, con un peso importante en el mercado de trabajo madrileño, son los sectores con más volumen de horas, pero servicios financieros y seguros, electricidad, gas, agua, servicios profesionales, técnicos y científicos son los sectores que registran una mayor incidencia (un mayor porcentaje de trabajadores y trabajadoras afectados).

    CCOO de Madrid considera que la prolongación no retribuida de jornada, además de un fraude para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras, un elemento que impide la distribución de la riqueza y acentúa la desigualdad, es una vía más de precarización laboral. La prolongación no retribuida de jornada se ha convertido en muchas empresas en algo estructural, por lo que los elementos de regulación y control de la jornada son necesarios para proteger y garantizar los derechos de las personas trabajadoras, para atajar las situaciones de precariedad y acabar con el fraude. Pero sobre todo la eliminación de estas situaciones tiene que traducirse en más empleo en Madrid.

     

    Campaña Riders

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.