Comisiones Obreras de Madrid | 18 de noviembre de 2019

Orgullo 2019


El enfriamiento del mercado laboral no puede combatirse con bajadas de impuestos ni nuevas políticas de austeridad

  • Combatir el desempleo y la precariedad deben ser las prioridades del Gobierno madrileño, según CCOO

03/09/2019.
Temas
Oficina empleo Madrid

Oficina empleo Madrid

Agosto es un mes tradicionalmente malo para el empleo en Madrid. Pero este mes de 2019 ha supuesto un incremento de personas en desempleo de 7.199. El año pasado el paro se incrementó en 4.400. En 2017 bajó en 366. La tendencia a datos cada vez peores es clara. El conjunto del año tampoco arroja un panorama positivo. En 12 meses el paro ha bajado en 11.404 personas. En los doce anteriores la bajada fue de más de 29.000. El año anterior en casi 39.000. Son síntomas de un enfriamiento del mercado de trabajo que no pueden combatirse ni con recortes ni con bajadas de impuestos.

Agosto es un mes tradicionalmente malo para el empleo en Madrid. Pero este mes de 2019 ha supuesto un incremento de personas en desempleo de 7.199. El año pasado el paro se incrementó en 4.400. En 2017 bajó en 366. La tendencia a datos cada vez peores es clara. El conjunto del año tampoco arroja un panorama positivo. En 12 meses el paro ha bajado en 11.404 personas. En los doce anteriores la bajada fue de más de 29.000. El año anterior en casi 39.000. Son síntomas de un enfriamiento del mercado de trabajo que no pueden combatirse ni con recortes ni con bajadas de impuestos.

En agosto se ha incrementado el paro registrado en 7.199 personas más respecto al mes anterior. En Madrid hay 342.799 personas en paro. Y esto significa que en los años de la recuperación del empleo la región ha reducido sus cifras de paro pero de forma insuficiente, incapaz de dar una oportunidad a todas las personas que perdieron su empleo en los años de la crisis y las que se han incorporado nuevas y que podría enfrentar una situación de enfriamiento con una bolsa de personas en desempleo elevada y un nivel de precariedad y vulnerabilidad altísimo.

De las personas en paro, 139.160 son hombres y 203.549 son mujeres. El paro ha vuelto a crecer este mes más entre las mujeres (3.964 frente a 3.245 hombres), de manera que la brecha de género se mantiene.

De las 7.199 personas en paro, 6.430 provienen del sector de los servicios. Este es el sector donde porcentualmente más ha crecido el desempleo, un 2,4%, frente al 2% de la industria, el 2% de parados sin empleo anterior y el 1,6% de la construcción.

Respecto a la protección por desempleo, la entrada de nuevas personas desempleadas en las listas de desempleo está incrementando la tasa de cobertura, tanto entre hombres, como, sobre todo en mujeres. En julio esta tasa fue del 60,8% para hombres y 59,4% en mujeres. Si se tiene en cuenta los demandantes de empleo sin ocupación pero no considerados parados registrados y los parados sin empleo anterior, hay al menos 166.000 personas en Madrid que buscan un empleo, que no lo encuentran y no tienen una prestación.

En el mes de julio, de las 187.586 personas que cobraron prestación, fueron beneficiarias de una prestación contributiva 117.744 y el resto beneficiarios de otras ayudas y subsidios.

La Comunidad de Madrid debe enfrenarse al doble reto de ofrecer oportunidades suficientes a las personas en desempleo para incorporarse a la actividad laboral pero también de proteger a las personas desempleadas y a sus familias, El alto número de personas sin protección que arroja la región y que se viene repitiendo es inaceptable en una comunidad rica como la madrileña, intolerable para las personas que la sufren y que quedan en un claro riesgo de pobreza y para el conjunto de la región, por la fractura social que supone.

Junto al comportamiento del paro, que alerta de la situación de riesgo de tantos miles de madrileños y madrileñas, la afiliación a la Seguridad Social no arroja mejor comportamiento, con una bajada de 43.691 cotizantes. Después de un mes de enero malo para la afiliación, los datos entre febrero y junio lograron un crecimiento de más de 66.000 cotizantes. Pero en solo dos meses, julio y agosto, se han perdido 60.000. Es además el peor dato para cualquier mes al menos de los últimos cuatro años.

Y respecto a la contratación, en agosto se han firmado 167.289 contratos. De ellos solo son indefinidos el 15,6% (26.115) y son temporales el 84,4% (141.174). Se da además la circunstancia de que durante 2019 están creciendo, dentro de los contratos temporales los de muy corta duración. De los contratos temporales firmados en los siete primeros meses, el 34% fueron de duración indeterminada. De los que sí se conocía su duración, el 44% eran de menos de seis días. Además en Madrid, más del 40% de los contratos que se firman son a jornada parcial (casi el 60% en el caso de las mujeres).

Por lo tanto, hay que hablar de decenas de miles de madrileños y, sobre todo madrileñas, en situación de desempleo, en casi la mitad de los casos sin ninguna prestación económica y que tienen ante ellos un mercado de trabajo que no ofrece oportunidades a todos y que además está muy marcado por la temporalidad y la parcialidad.

Combatir el desempleo y la precariedad debe ser la prioridad del nuevo gobierno, y eso no se logra con bajadas de impuestos y recortes. Se logra con una política de apoyo al cambio de modelo productivo, de desarrollo con muchas posibilidades de crecimiento en la región, como el de cuidados, de protección a los desempleados y recuperando el dialogo social.

Campaña Riders

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.