Comisiones Obreras de Madrid | 12 de agosto de 2020

Acto informativo en Alcalá de Henares sobre la situación y los recortes de la Atención Primaria

    Convocado por la Plataforma para la defensa y mejora de la Sanidad Pública de Alcalá, de la que CCOO forma parte, y partiendo de que Madrid es una de las comunidades autónomas más pobres en cuanto a presupuesto sanitario per cápita, los tres ponentes invitados al acto informativo, Marciano Sánchez Baile, presidente de la Asociación para la defensa de la Sanidad Pública de Madrid; María Luisa Fernández, responsable de Atención Primaria de CCOO Madrid, y la enfermera Rosana Ashbaugh, fueron analizando una realidad, que debe ser transformada.

    19/03/2019.
    Acto informativo en Alcalá de Henares sobre la situación y los recortes de la Atención Primaria

    Acto informativo en Alcalá de Henares sobre la situación y los recortes de la Atención Primaria

    España dedicaba el 6,7 % del PIB a la sanidad pública en 2010, cifra que ha bajado al 6% en la actualidad, frente por ejemplo al 8% de Francia, el 7% de Alemania, o el 8,5% de Dinamarca, siendo la media europea del 7,1%. Además Madrid tiene el mismo presupuesto sanitario desde 2008, habiendo aumentado en 400.000 personas la población. Estas políticas económicas neoliberales no solo recortan el gasto público en sectores tan vitales como la sanidad, sino que además utilizan ese dinero público para deteriorar la calidad del servicio y favorecer a empresas privadas que hacen negocios inmorales con la salud de la población, como es el caso del hospital de Torrejón, cuya construcción se hizo de manera privada, es de propiedad privada, se gestiona desde lo privado y todo ello, con financiación pública, lo que nos lleva a que este centro tenga una “cápita” de 584 euros anuales, que es el dinero que una empresa privada se lleva anualmente por persona adscrita a este hospital. (584 euros fijos, se acuda o no se acuda al hospital)

    La política de privatización de la sanidad pública se está basando en mermar de presupuestos a hospitales y centros de atención primaria, que cada vez más están quedando para atender a los pacientes “poco rentables” para los hospitales de gestión privada. Esta falta de recursos se traduce también, entre otras cosas, en una fuerte presión asistencial, soportada por el personal sanitario de Atención Primaria: por ejemplo, en 2010, el 54,09% de los médicos/as tenían asignadas más de 1.500 tarjetas sanitarias, mientras que ese porcentaje aumentó al 56,95% en 2017.

    Los tres ponentes animaron a protestar por escrito, en los centros, ante estas tropelías, que con mucha voluntad y profesionalidad tratan de mitigar los trabajadores y trabajadoras de la salud, tanto médicos/as, personal de enfermería, o de administración y mantenimiento, ya que el día que para curarnos de una enfermedad tengamos que pedir un crédito lamentaremos no haber defendido suficientemente la sanidad pública.

    Resultó muy elocuente escuchar de labios de la responsable de Atención Primaria de CCOO de Madrid, el hecho de no disponer, debido a los recortes y experimentos neoliberales, del tiempo suficiente para promover la prevención y la promoción de la salud, así como la ruptura de la continuidad en la asistencia, que producen los recortes de dinero y tiempo dedicado a la sanidad pública, o el oscurantismo que sufren como sindicalistas para poder acceder a la información necesaria para evaluar y proponer mejoras.

    Todas estas medidas están llevando a que parte de la población, la que se lo puede permitir en situaciones desesperadas, acabe sucumbiendo a los cantos engañosos de sirena de las empresas privadas de la sanidad, que engrosan sus beneficios ayudadas por determinados políticos sin escrúpulos.

    Durante el posterior debate, se pudieron escuchar, de parte del público asistente, varios casos desesperantes y vergonzantes de mala gestión sanitaria que repercutieron en sus vidas o a la de sus familiares.

    Durante el acto se recordaron las palabras de Aneurin Beevan, que fue ministro de Trabajo en el Reino Unido, y que dimitió en 1951 por el aumento de gastos militares, a costa de la reducción de gastos sociales, y que dijo “ El Servicio Nacional de Salud durará mientras la población esté dispuesta a luchar para defenderlo”. Palabras, que siguen en vigor, hoy en nuestro país, nuestra Comunidad y nuestros municipios. CCOO llama a tenerlo en cuenta a la hora de votar en las elecciones.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.