Comisiones Obreras de Madrid | 3 de junio de 2020

Emotivo homenaje a Marcos Ana, el comunista poeta

  • El Auditorio Marcelino Camacho acoge un acto en memoria del luchador antifranquista, en el centenario de su nacimiento

01/02/2020.
Homenaje a Marcos Ana

Homenaje a Marcos Ana

Un abarrotado Auditorio Marcelino Camacho acogió este viernes el homenaje a Marcos Ana en el centenario de su nacimiento, en un emotivo acto organizado por CCOO, su sindicato, y por el PCE, su partido, además de por la Fundación Sindical Ateneo 1º de Mayo y la Asociación Marcos Ana. Por un escenario presidido por un retrato de Fernando Macarro Castillo (su verdadero nombre), con su característica sonrisa, fueron pasando un buen número de personas para recordar la figura del comunista poeta, que nos dejó el 24 de noviembre de 2016, a los 96 años de edad, buena parte de los cuales -23- los pasó en las cárceles franquistas.

En su intervención el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, dio la bienvenida a la representación institucional a un auditorio vestido de gala para homenajear al “compañero” Marcos Ana, “militante de CCOO, preso político, luchador internacionalista por la libertad y la democracia, y sobre todo buena persona”. Y comunista, militancia cuyas “nobles ideas” ejercía con orgullo, como consta en “Decidme cómo es un árbol”.

Cedrún tachó de “canallada” y de “puñalada a la democracia, a la memoria y al rigor histórico” la resolución del Ayuntamiento de Madrid, a instancias de Vox, sobre los reconocimientos en espacios públicos de la capital a personas represaliadas de la Guerra Civil, que incluye la paralización de la construcción de la estela conmemorativa de las 2.934 víctimas fusiladas en las tapias del Cementerio del Este (actualmente de La Almudena, en Madrid) en los primeros años de la dictadura.

“Marcos Ana seguirá vivo porque vive en todos nosotros y nosotras”, concluyó Cedrún.

A continuación, el presidente de la Asociación Marcos Ana, Willy Meyer, agradeció a CCOO haber hecho posible el acto y definió al poeta como “símbolo indispensable de la resistencia antifranquista”, valorando su permanente visión comprometida de la cultura y finalizando con un mensaje al nuevo Gobierno para que lleve a la práctica de manera efectiva aquello de “verdad, justicia y reparación”.

Por su parte, el secretario general de la Confederación Sindical de CCOO, Unai Sordo, recordó que los descendientes de quienes encerraron a Marcos Ana son los que ahora se permiten utilizar la palabra “comunista” como insulto. “En España ser comunista es ser como Marcos Ana”, de quien valoró que “no vivió con rencor” y a quien comparó con un héroe griego positivo.

Cuando recobró la libertad en 1961, Marcos Ana, hombre íntegro y comprometido, que dedicó su vida a los demás, siguió militando en la resistencia antifranquista, llevándola por todo el mundo, llegando a conocer y a entablar amistad con gente como Pablo Neruda o Salvador Allende, como contó su amigo y editor, el chileno Osman Vega.

A pesar de pasar casi un cuarto de su vida preso, Marcos Ana no cultivó el rencor ni la venganza, como destacó el secretario general del PCE, Enrique de Santiago, que se dirigió al poeta para felicitarle por la “fiesta de cumpleaños” preparada por sus amigos y amigas para quien sostuvo que mil veces que naciera mil veces que volvería a ser comunista. De Santiago definió a Marcos Ana como “el hombre nuevo” que irónicamente, después de todo el tiempo que pasó entre rejas, se ha convertido en un símbolo de la libertad en el mundo. Era costumbre de Marcos Ana escribir a quienes estaban privados de libertad, como él lo había estado. Por eso, quiso tener un recuerdo para todas las personas presas en cualquier lugar.

Fueron las últimas palabras de un acto en el que también se escucharon las de Mauricio Valiente (PCE), el secretario de Estado de Memoria Histórica, Fernando Martínez (PSOE); Inés Sabanés (Más País); el secretario general de UGT Madrid, Luis Miguel López Reillo; y Sebastián Pacheco (UGT). Los mayores aplausos fueron para la representación institucional del nuevo Gobierno, encabezada por el coordinador general de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, y por el secretario general de Podemos y vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, que coincidieron en que a Marcos Ana le hubiera gustado ser testigo del nuevo ejecutivo de coalición progresista.

Música y poesía

En el homenaje al poeta, que condujo Eva Bernalte, de la Asociación Marcos Ana, no faltaron los versos. Recitaron Luis García Montero ("Los seres libres"), Lucía Álvarez (“A los católicos”); Diego Navarro y Alejandra Navarro (“Al soldado que luchó frente a mí); Carlos Olalla (“Mi corazón es patio”) y Amparo Climent (“Carta urgente a la juventud del mundo”); y Juan Carlos Mestre (“Mano en paz”). El propio Marcos Ana, recitando “Mi vida, había abierto el acto.

Tampoco faltó la música que pusieron José Antonio Rodríguez, Pilar Gual y Fernando Escáriz, que interpretaron “Candilejas”; Poncho K y su “El ojo en el ladrillo”, dedicada a Marcos Ana, que participó incluso en el videoclip; también Luis Pastor y Lourdes Guerra, con “Mi casa y mi corazón”, la canción preferida del poeta salmantino; Salvador Amor, hijo de Rafael, interpretó “Con la libertad”; y Helena Bianco, “Una estrella en mi jardín”. Con “Justo”, sobre su tío abuelo, desparecido en la Guerra Civil, contribuyó Rozalén al deseo de Marcos Ana de que los y las jóvenes, con quienes gustaba de conversar, continuaran su lucha, lo mismo que el grupo Yeska, con “Dorando las olas”. Las últimas notas fueron las de La Internacional, que vibraron en un Auditorio Marcelino Camacho puesto en pie.

Enlaces relacionados
Enlaces relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.