Comisiones Obreras de Madrid | 25 de octubre de 2020

CCOO considera una “insensatez” repartir mascarillas de dudosa validez y un solo uso, y crear “falsa seguridad” en la ciudadanía

    11/05/2020.

    URL | Código para insertar

    Pide verificar el estado y especificaciones normativas de las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid porque tienen etiquetados dispares entre la caja y las bolsas que llegan a las farmacias.

    CCOO Sanidad Madrid considera una “insensatez” repartir mascarillas FFP2 de dudosa validez y un solo uso a la ciudadanía de la Comunidad de Madrid, porque crea una “falsa seguridad” que, una vez más, podría comprometer la salud de los madrileños y madrileñas. Considera inadecuado entregar las mascarillas tanto a la población en general como a los profesionales, sin verificar su idoneidad y solicita a los organismos regionales o nacionales que reconsideren momentáneamente el reparto. Además, si los profesionales reciben donaciones de este material y ocurre algún contagio con su uso no estarían respaldados por los servicios de Salud Laboral.

    El sindicato (se adjuntan fotografías) ha verificado que hay disparidad entre las especificaciones técnicas que aparecen en las bolsas de promoción de la Comunidad de Madrid y las que aparecen en las cajas de embalaje de las mismas que se distribuyen en las farmacias. En las cajas solo aparece el estándar de calidad de la normativa de China (GB2626-2006) y que fueron fabricadas el 28 de abril de 2020, en la ciudad china de Wenzhou. Sin embargo, en las bolsas de empaquetado en las que se entregan las mascarillas, realizadas específicamente para la Comunidad de Madrid con su bandera, aparece la normativa europea.

    Según la referencia de las cajas, el uso previsto es “máscara desechable utilizada para el cuidado personal”. A juicio de Rosa Muelas, secretaria de Salud Laboral de CCOO Sanidad Madrid, esta especificación indicaría que las mascarillas son de “un solo uso” ya que en el caso de que fueran reutilizables tendrían que tener la indicación R (reutilizable) que no aparece en la especificación del producto. Si no son reutilizables la normativa sanitaria indica que pueden usarse para garantizar su eficacia, un máximo de 7 a 10 horas para que mantengan sus propiedades.

    Por otro lado, si se consideran las especificaciones del envase individual la norma, que no aparece en la caja, es EN149-2011 + A1 2009 que no existe, porque la norma europea de calidad equivalente a norma China debería ser de 2001. Y el estándar al que hace referencia de 2009 tendría que ser de 2010 para estar en vigor normativo. Ninguna de estas referencias aparece en el envase de 50 unidades de mascarillas FFP2 KN95 en el que llegan de origen.

    “Estas mascarillas son más caras que las máscaras higiénicas de papel, son las que se utilizan para trabajar con pacientes que son altamente sospechosos de tener un COVID-19 o que están diagnosticados ya con coronavirus. Y estas son el tipo de mascarillas, si estuvieran homologadas adecuadamente, que los profesionales de los centros sanitarios y sociosanitarios se están viendo obligados a reutilizar una, dos, tres días y hasta una semana, porque no les llega material suficiente y les obligan a reutilizar en sus centros”, asegura Rosa Muelas.

    Y añade, “estas mascarillas solo sirven para un turno, es decir entre 7 y 10 horas de duración, y de estar en condiciones adecuadas, deberían estar en otro destino”. Para que la población se proteja es suficiente con utilizar mascarillas quirúrgicas que evitan el contagio hacia el resto de la población.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.