Comisiones Obreras de Madrid | 15 de agosto de 2020

La Comunidad de Madrid ha dejado de abastecer de mascarillas y otros EPI a parte de las residencias de mayores privadas y concertadas

  • Residencias de mayores, privadas y concertadas, dejan entrar a familiares e inician la desescalada sin completar test a profesionales y usuarios
  • CCOO pide a la Consejería de Sanidad que no permita la desescalada sin que se realicen las pruebas PCR o test de seroprevalencia a todos los profesionales

14/05/2020.

CCOO Sanidad Madrid denuncia que la Comunidad de Madrid ha dejado de abastecer de Equipos de Protección Individual (EPI), incluidas las mascarillas, a una parte de las residencias de mayores privadas y concertadas de la región. Desde hace una semana, algunos almacenes de los hospitales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) que centralizaban la entrega de material hacia estos centros, desde que se dispararon las muertes de residentes, han recibido la instrucción de no preparar más equipos de protección para residencias.

Coincidiendo en el tiempo, algunos grupos empresariales han iniciado la relajación en las medidas de aislamiento de sus residencias y están permitiendo la entrada de familiares y desconfinando a los usuarios. Ante estos hechos, CCOO ha solicitado información a las Direcciones de los centros y requerirán información a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para que explique el criterio que se ha seguido para restringir la dotación de EPI en el sector.

“No sabemos qué criterio se ha seguido y nos parece incongruente que se quiten mascarillas a profesionales que están en primera línea. Esta protección es absolutamente necesaria para proteger tanto a trabajadores como a usuarios”, señala la portavoz de Dependencia del sindicato, Juani Peñafiel.

Asimismo, la responsable del sector indica que “tenemos conocimiento de que ya hay residencias que están llevando a cabo la desescalada interna en los centros de trabajo, de forma que los residentes que estaban aislados en sus habitaciones pueden bajar a dar paseos por los jardines como paso previo a reanudar el resto de actividades, y que ya han comenzado a permitir visitas de familiares”.

Y añade: “se está permitiendo una desescalada al margen de la normativa de Salud Pública, sin tener la seguridad de que profesionales y residentes no están contagiados y no son portadores del virus. Hay todavía muchas residencias donde no se han realizado los test a las plantillas completas”.

CCOO considera necesario que los residentes recuperen la normalidad lo antes posible, pero siempre y cuando no se ponga en riesgo de nuevo su salud. Así, entiende que la apertura al exterior de los centros es prematura y que el sector aún no está preparado para llevar a cabo la desescalada con las garantías necesarias.

No permitir desescalada

Por tanto, CCOO exige a la Comunidad de Madrid que no permita la desescalada sin que se realicen las pruebas PCR o test de seroprevalencia a todos los profesionales, impidiendo así la propagación incontrolada del virus. Que todas las plantillas dispongan de los EPI que establecen los protocolos de Salud Pública, y que el Gobierno regional garantice el suministro como eje fundamental para la desescalada. Los EPI son indispensables para evitar contagios y fallecimientos.

“No podemos consentir que por falta de medios hacia los profesionales y por la relajación de las administraciones que lo tienen que controlar, volvamos a encontrarnos con un incremento de contagios que aumente la cifra de fallecidos y del que luego nos tengamos que lamentar. Esta misma semana ha fallecido por COVID-19 en la UCI, un gerocultor de uno de los centros en dónde se ha iniciado la desescalada”, ha concluido Peñafiel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.