Comisiones Obreras de Madrid | 21 de septiembre de 2020

El sector privado no será capaz de recuperar el empleo perdido durante la pandemia

    El secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, avisa de un agravamiento de la situación laboral cuando finalice la vigencia de los ERTE y apuesta por el sector público como elemento fundamental en la creación de puestos de trabajo. 

    22/07/2020.
    Jaime Cedrún durante la rueda de prensa

    Jaime Cedrún durante la rueda de prensa

    El secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, ha advertido de que el sector privado, y principalmente el sector servicios, tendrá muchas dificultades para recuperar el empleo perdido durante la pandemia provocada por el COVID-19. En este sentido, avisó de un agravamiento de la situación del mercado laboral cuando finalice la vigencia de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), y manifestó su apuesta firme por el sector público como elemento fundamental en la creación de puestos de trabajo.

    Explicó que los ERTE han actuado hasta el momento como un “dique de contención” del paro, por lo que ante su finalización es necesario acometer un plan de inversiones, de reconstrucción y de contratación pública capaz de sostener el empleo y las consecuencias de la crisis sobre la economía y el empleo.

    En una rueda de prensa celebrada hoy en la sede de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún ha presentado el informe del sindicato sobre los efectos de la crisis del COVID-19 sobre la población trabajadora madrileña y ha detallado la situación social y económica en la que ha quedado la Comunidad de Madrid y cómo se ha visto afectada la clase trabajadora de la región. El estudio arroja unas conclusiones en la que se destaca que el paro registrado aumentó en 66.463 personas en los meses de marzo, abril y mayo. En junio, el crecimiento del desempleo se detuvo y el número de personas paradas bajó en 2.160, situándose la cifra total en 417.199.

    Cedrún describió un mercado laboral madrileño “muy polarizado”, con aproximadamente un millón de personas en situación de desempleo, con contratos eventuales y parciales y, por tanto, con elevados índices de precariedad salarial y en sus condiciones de trabajo, lo que provocó que durante la pandemia no pudieran hacer frente a la crisis, con las consiguientes “colas del hambre”, una “vergüenza” en la comunidad más rica del país.
    Para el máximo responsable de CCOO de Madrid el Gobierno Regional debe intervenir de forma más activa, sobre todo en sectores que durante la crisis del coronavirus han demostrado ser esenciales. Al respecto, Cedrún criticó que “no se está haciendo el esfuerzo suficiente” en empleo en el sector sanitario. “No se han cumplido –dijo- los compromisos de contratación en el sector para responder a las necesidades planteadas”. En este punto exigió un aumento ostensible de las plantillas en Sanidad, y más concretamente, en el cumplimiento de los acuerdos alcanzados para contratar a más rastreadores para hacer frente a la expansión del virus, de los que solo se habrían contratado 40 de los 400 comprometidos. “No se puede ahorrar con la salud”, zanjó.

    Respecto al papel del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), Cedrún criticó las “insuficiencias” que arrastraba el servicio desde antes de la pandemia, debido a los recortes de personal y a la falta de modernización en sus procesos de comunicación, y apeló a la necesidad de “fortalecerlo y modernizarlo”. Valoró positivamente el trabajo realizado por sus plantillas, que han tenido que hacer frente a un volumen de expedientes extraordinario.

    Asimismo, exigió también un aumento de plantillas en el sector educativo para reducir las ratios y aumentar la seguridad de alumnado y profesorado el próximo curso escolar, además de incorporar planes de formación para los docentes en el ámbito de la educación en línea, una modalidad que será habitual al menos durante el próximo periodo escolar.

    Por último, Jaime Cedrún criticó los planes de reconstrucción del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso basados en una nueva ley del suelo orientada a la construcción de viviendas nuevas, cuando lo que la región necesita es “un plan de rescate de las personas afectadas por la crisis social que ha generado el covid, porque no ha llegado el ingreso mínimo vital y no va a llegar todo el que tiene que llegar hasta septiembre”. Al respecto, destacó el sector de la construcción como un posible nicho de empleo pero orientado a la “rehabilitación” y climatización que requerirá de una mayor cualificación para sus trabajadores.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.