Comisiones Obreras de Madrid | 25 julio 2024.

Las grandes olvidadas del sector agrario se niegan a que Agricultura las olvide: cinco mil sindicalistas recuerdan al ministro que “esto no es una partida a dos”

    Exigen unas condiciones laborales dignas y reclaman la apertura de un espacio de diálogo social tripartito en el que se afronten los problemas del sector.

    11/04/2024.
    Las grandes olvidadas del sector agrario se niegan a que Agricultura las olvide

    Las grandes olvidadas del sector agrario se niegan a que Agricultura las olvide

    Los cinco mil delegados y delegadas de CCOO de Industria y de UGT-FICA que han llegado esta mañana a Madrid procedentes de todos los puntos de la geografía española, se han concentrado frente al Ministerio de Agricultura para exigir unas condiciones laborales dignas en el sector primario y reclamar la apertura de un espacio de diálogo social tripartito en el que se afronten los problemas del sector. “Si no lo hace, tendrá conflicto”.

    “A Luis Planas el ruido de tanto tractor le tiene desorientado”. Fue la secretaria general de CCOO de Industria la que pronunció esta frase tan acertada cuando se subió al escenario que las dos organizaciones sindicales situaron frente al Ministerio de Agricultura en Madrid, para poner el colofón a la concentración de cinco mil delegados y delegadas muy cerca de la estación de Atocha de la capital.

    Desde el atril, Garbiñe Espejo Jairo fue muy clara. Explicó que el sector agrario también lo integran los trabajadores y las trabajadoras. “No somos invisibles”, apuntó. “El sector agrario se sostiene con su fuerza”, añadió a continuación. Con ironía, recordó al ministro que cualquier política de apoyo que se apruebe, debe incluir medidas que protejan y beneficien a las 750.000 personas que están empleadas en el sector primario: “Están hartas de que las ignoren y de que el ministro eche balones fuera”. La secretaria general de CCOO de Industria recordó que falta demostrarles, “con derechos y con garantías”, que son imprescindibles, porque son quienes “nos permiten llenar la nevera”.

    Otra de las cuestiones que la sindicalista incluyó en su discurso fue la de la violencia machista que, lamentablemente, prolifera en el sector primario. Ni la dignidad, ni el futuro de un país, se defiende a base “de quien tiene la bandera más grande”, dijo Garbiñe Espejo Jairo. Se consigue, en su opinión, luchando contra la explotación sexual, mejorando la salud laboral y garantizando unas condiciones dignas para los y las inmigrantes, entre otras cuestiones. 

    Un empresariado con muy poca vergüenza

    El secretario general de CCOO, Unai Sordo, denunció “a quienes olvidan” a los trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena del sector. “Esto no es una partida a dos”. Recordó que el ministro Luis Planas “no ha tenido a bien” incorporar a las mesas de diálogo social a quienes les representan. Ha pretendido, denunció, resolver el conflicto del campo “solo con acuerdos” con las organizaciones “que no representan” toda la problemática del sector y que son “las más reaccionarias” a la hora de oponerse a la subida del SMI. Tienen “la poca vergüenza”, dijo, de plantear incrementos de jornada para “mantener intacto” el precio del salario hora cuando, en los últimos años, su margen empresarial se ha incrementado el triple que los salarios.