2017 terminó con un aumento de la siniestralidad laboral en la Comunidad de Madrid

    Para CCOO de Madrid, los datos evidencian la necesidad de seguir trabajando en la mejora de las condiciones de trabajo frente al modelo de salida de la crisis y la reforma laboral, que siguen dañando la salud de la población trabajadora en nuestra región.

    16/01/2018.
    .

    .

    Según los datos provisionales facilitados por el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, en la Comunidad de Madrid durante el año 2017 se han producido un total de 89.096 accidentes de trabajo, de los cuales 72.856 corresponden a accidentes en jornada laboral y 16.240 son accidentes in-itínere. Con respecto al año anterior, estas cifras evidencian un aumento de la siniestralidad en nuestra Comunidad de un 2,19% en los accidentes totales y de un 2,45 en los accidentes en jornada laboral, así como un incremento de los accidentes in-itínere de un 1,06 %.

    En términos de gravedad de los accidentes, es destacable el fuerte descenso de la mortalidad, que ha disminuido un 28,75% y que ha supuesto pasar de 80 muertes en 2016 a 57 en 2017, produciéndose este descenso en todos los sectores de actividad excepto en el sector de construcción donde ha aumentado un 11,11%; pero es igualmente destacable el importante incremento en el número de accidentes graves, que han pasado de 357 en 2016 a 422 en 2017, que supone un aumento del 18,21%. Es especialmente significativo el incremento en el sector de la Industria donde se ha situado en un 75,86%.

    CCOO de Madrid valora de forma positiva el descenso en los datos de mortalidad, pero considera que 57 personas fallecidas en el trabajo y 422 con lesiones graves o muy graves continúa siendo una cifra inasumible para una sociedad como la madrileña, pues tras cada uno de estos accidentes hay un drama personal, familiar y social a los que como sociedad debemos dar respuesta.

    Estas cifras son un claro indicador de que las condiciones de trabajo en las empresas madrileñas continúan empeorando, como reflejo directo de los efectos de la reforma laboral sobre los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras y de la falta de compromiso de los empresarios, que se traduce en una escasa inversión en prevención de riesgos laborales en sus empresas. Así, queda patente cómo el empleo que se genera es un empleo precario donde las garantías para la salud de las personas trabajadoras y la defensa de sus derechos y de sus condiciones de trabajo se ven muy mermada.

    Para la secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, “el incremento de los accidentes graves que se ha producido de forma continuada a lo largo de todo este año refleja como la gestión de la prevención en las empresas sigue siendo deficiente, y recuerda que según numerosas publicaciones los datos oficiales sobre siniestralidad presentan deficiencias que en conjunto tienden a presentar la situación como menos grave de lo que realmente es”.

    Así, hay que citar, en primer lugar, el subregistro de accidentes mortales; los accidentes declarados como graves que acaban provocando el fallecimiento del trabajador no se recalifican para incluirlos en la estadística como accidentes mortales; si se hiciera, siguiendo el criterio de Eurostat (Oficina Europea de Estadística) de que es mortal aquel accidente que provoca la muerte del trabajador en el plazo de un año, el número de accidentes mortales aumentaría, aproximadamente, en un 10%.

    En segundo lugar se encuentra la declaración como leves de los accidentes cuya gravedad es manifiesta, con el objetivo de eludir la actuación de la Inspección de Trabajo. Según estos estudios si la notificación se hiciese con criterios objetivos, el número de accidentes graves sería, como mínimo, tres veces superior al que figura en la estadística.

    Para Mancheño, los datos evidencian la necesidad de seguir trabajando en la defensa de la vida y en la mejora de las condiciones de trabajo y, en este sentido remarca la importancia de la continuidad en las políticas preventivas y pide que se agilice la tramitación de los convenios para el año 2018 en el marco del V Plan Director. Estos convenios nos permiten a los agentes sociales llegar cada vez a más espacios de intervención para conseguir elevar el nivel de seguridad y salud en las empresas a través de la realización de actuaciones como visitas a las empresas más pequeñas, asesoramiento de delegados, trabajadores y empresarios, formación, actividades de información y sensibilización, elaboración de herramientas de apoyo, estudios etc.

    Asimismo, para CCOO de Madrid es imprescindible que desde todas las instituciones se intensifiquen los esfuerzos, especialmente desde la Inspección de Trabajo y el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, y que desde la Fiscalía y el Poder Judicial se fortalezca su papel en la depuración de las responsabilidades en la vía penal, porque además de ser moralmente necesario el resarcimiento de las víctimas es también un potente instrumento preventivo.

    Más noticias en tu móvil: únete a nuestro canal de Telegram aquí

    Newsletter
    22M
    Asesoramiento CCOO Madrid en los barrios
    Afíliate
    CCOO Madrid en los medios sociales

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.