Muchos temen la representación del sindicato por su enorme y sólida base

    Bajo el epígrafe ¿Nos sirve nuestro modelo de representación sindical para dar respuesta al nuevo mercado laboral? Se desarrolló la segunda jornada de la Escuela de Verano. Isabel Rodríguez, secretaria de Política Local y Ciudad de Madrid de CCOO de Madrid, fue la encargada de moderar este espacio. Rodríguez apostó por la coordinación entre las distintas federaciones con experiencias pioneras como la de los trabajadores del aeropuerto. Antonio Baylos, catedrático del Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Castilla-La Mancha, reflexionó sobre la LOLS y el sistema de elecciones sindicales, y se declaró ante todo “militante del sindicato”.

    17/09/2015.
    Escuela de Verano de CCOO Madrid 2015, Alcalá de Henares

    Escuela de Verano de CCOO Madrid 2015, Alcalá de Henares

    Baylos analizó la representación sindical como opción fundamental de las relaciones de trabajo y dejó claro el reconocimiento de los sindicatos en la Constitución de 1978, teniendo en cuenta que los sindicatos son llamados por la propia Constitución para, por ejemplo, elaborar normas y defender los intereses de los trabajadores.

    Asimismo Baylos expuso la cartografía del sistema sindical español y desatacó que está basada en la negociación colectiva, que tiene que ser fuerte y obligar a empresarios y trabajadores a elegir a sus representantes y siempre por mayoría. Sin embargo, los empresarios no pueden elegir quien va a ser su interlocutor. Con todo, “lo que realmente importa es destacar la importancia de la negociación colectiva”.

    En España con una tasa de afiliación sindical del 18,9 por ciento, existe una cobertura para todos los trabajadores del 72,6 por ciento. Cifras muy aceptables según Baylos, quien señala que estamos por encima de muchos países europeos de considerable calado, como Reino Unido, con un 29,2 por ciento o Alemania con el 35,8 por ciento.

    La problemática sindical

    A juicio de Baylos, los problemas pueden aparecer en el sindicato “de forma estratégica y de forma externa”. El primer caso se referiría a la dualidad de secciones sindicales o comités de empresa; el territorio o la rama; cuál es la identidad de las personas que pueblan el sindicato, qué estereotipo hay; en cuanto a la voz de los representantes, cuáles son los canales de comunicación adecuados para que su voz sea oída por los trabajadores. Y por último, dónde reside la soberanía del sindicato, “¿representamos a un trabajador concreto o a todos y todas?”, se preguntó.

    El primero de los problemas externos citados por Baylos proviene de la realidad productiva, es decir, el cambio del modelo industrial frente a una economía de servicios. En segundo lugar, por una realidad organizativa, pensando en la metamorfosis tan grande que ha habido en el seno de la empresa con nuevas formas de contratación, externalizaciones, subcontrataciones, etcétera. La realidad cultural puede marcar una problemática más entre la clase obrera, la hegemonía cultural que antes era evidente y ahora no lo es. Otros problemas vienen de la mano de la realidad política que pasa por la estabilidad en el empleo y el despido, la negociación colectiva, el salario y el tiempo de trabajo; la reforma laboral y la crisis donde se lucha por tener un espacio de derechos.

    Modelo neo-autoritario de relaciones laborales

    Baylos señaló que este modelo presenta unos rasgos que conocemos en nuestro mundo del trabajo. Explicó que hay una constante amenaza hacia los sindicatos con su disolución, a través de la reducción de la afiliación. De igual manera, se amenaza bloqueando la negociación colectiva con lo que se rompe la capacidad de la representación. En tercer lugar, se intenta impedir la capacidad de interlocución con el poder político a través de varios elementos como la fragmentación y disolución del poder sindical y la división entre trabajadores a través de la precarización del trabajo y la individualización.

    Para el catedrático del Trabajo, “el sistema de representación sindical español no tiene tan mala salud como muchos pretenden mostrar. Quieren enterrarlo demasiado pronto y hay una densidad afiliativa importante, y una gran capacidad del sindicato para regular la negociación colectiva”. La representación del sindicato tiene una enorme y sólida base, aunque también tiene sus problemas. La salida pasa por la presentación, es decir, “pegarnos al terreno”, o dicho de otra manera, estar presentes siempre en la realidad laboral, “armar culturalmente a a trabajadores y trabajadoras para poder ganar el espacio de la emancipación y la tutela de los derechos, que es como nos movemos la ciudadanía”.

    Campaña Riders

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.