Comisiones Obreras de Madrid | 3 de junio de 2020

CCOO denuncia una nueva agresión al personal penitenciario en la prisión de Estremera

    El pasado domingo 12 de enero, coincidiendo con el reparto de medicación, varios internos protagonizaron un incidente grave, destrozando parte del mobiliario del módulo para demandar de forma violenta la asistencia médica urgente. Resultó herido grave un funcionario.

    14/01/2020.

    Varios funcionarios tuvieron que intervenir para controlar la situación violenta que se producía este domingo en uno de los módulos residenciales de la prisión. Algunos internos, durante el reparto de la medicación, reclamaron la presencia urgente de un médico, provocando desperfectos en el módulo y apropiándose de palos y barras para bloquear el acceso al departamento, creando una situación de mucha tensión. Este incidente dejó herido grave a un funcionario de prisiones.

    En este caso, la falta de personal y la ausencia de tratamiento para la enfermedad mental en prisiones son las principales causas del incidente y del aumento de la conflictividad en el Centro Penitenciario de Estremera. El 13% de los puestos de trabajo están vacantes, siendo especialmente grave la actual falta de personal facultativo en el centro. Tan sólo hay tres médicos para garantizar la asistencia sanitaria durante las 24 horas del día, los 365 días del año de los 1.170 internos que residen en el centro penitenciario.

    El sindicato denuncia que más del 50% de los incidentes regimentales que se producen en las prisiones tiene relación con internos con patologías psiquiátricas.

    La propia situación de encarcelamiento genera entre 4 y 6 veces más probabilidad de padecer un trastorno psicótico o depresión grave que la población general y alrededor de 10 veces más probabilidad de ser diagnosticados de un trastorno antisocial de la personalidad.

    Además las cárceles se han convertido en sustitutos de los hospitales psiquiátricos que las reformas psiquiátricas fueron cerrando, sin que Instituciones Penitenciarias haya realizado las modificaciones organizativas, funcionales y de recursos que esta nueva realidad penitenciaria demanda.

    Nos encontramos con una política penal que no evalúa ni valora la incidencia de las patologías mentales y con la falta de un modelo de atención integral eficaz capaz de dar una respuesta a los problemas de salud mental de la población reclusa.

    Los dos hospitales psiquiátricos penitenciarios que hay son manifiestamente insuficientes para atender la fuerte demanda que genera esta tendencia de encarcelar los ilícitos derivados de patologías mentales, con una escasa dotación de material y personal.

    CCOO demanda más recursos humanos, formación específica, un plan de prevención frente a las agresiones y estrategias y medidas encaminadas a dar una respuesta global al grave problema de las patologías psiquiátricas en prisión, abordando actuaciones de promoción, educación, de prevención, asistencia y rehabilitación, tanto para las personas privadas de libertad que sufren una enfermedad mental como para las familias, incluyendo, por tanto, aspectos sociales, familiares, etc.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.