Comisiones Obreras de Madrid | 21 de septiembre de 2020

Los centros públicos de Madrid necesitan 12.494 profesores, 1.537 enfermeros y 1.913 conserjes más

    04/09/2020.
    Aula vacía en Madrid

    Aula vacía en Madrid

    CCOO de Madrid presenta una propuesta educativa para garantizar la presencialidad y la seguridad en las aulas y califica de “corto y poco ambicioso el plan de Ayuso”

    El sindicato propone un comité de seguimiento del plan del gobierno regional en el que participen la comunidad educativa, los agentes sociales y los ayuntamientos, y pide al Ejecutivo madrileño que abandone el autoritarismo en la gestión educativa

    El secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, ha pedido hoy al gobierno regional un mayor rigor en el plan educativo del curso escolar 2020-2021 para que ofrezca la tranquilidad y confianza que necesitan las familias y toda la comunidad educativa. Lo ha hecho durante la presentación, junto a la secretaria general de Enseñanza, Isabel Galvín, del informe en el que se analiza la propuesta del Ejecutivo madrileño y se compara la elaborada por el propio sindicato.

    “Nuestro informe analiza el plan de Ayuso, lo contrasta con la realidad y también con nuestro propio plan, que ya presentamos en julio, y que hemos ampliado”, ha explicado Galvín.“El nuestro es un plan global para toda la educación no universitaria, que va más allá de las necesidades en materia de profesorado y que aborda todas las necesidades de plantilla con los diferentes perfiles para que un centro funcione con todas las garantías”.

    Respecto al plan de Ayuso, Galvín ha señalado que “lo único que tenemos es un discurso institucional y una nota de prensa muy larga, pero el plan en sí mismo, organizado, clarificado y con memoria económica no existe. Hemos tenido que recurrir a diferentes fuentes oficiales para poder contrastar los datos, e incluso analizar los diferentes anuncios que se han hecho a través de la prensa”. En todo caso, lo ha calificado de “corto y poco ambicioso”.

    “Queremos convencer al gobierno regional de que tiene que ampliar la presencialidad. Tercero y cuarto de la ESO deben ser presenciales porque esas edades lo necesitan y así nos lo han hecho saber los centros y el profesorado. Bachillerato debe tener igualmente una garantía de presencialidad, en particular para aquellos niños y niñas que por su contexto familiar y económico requieren apoyo para no quedarse atrás. De no garantizarse la presencialidad, muchos niños y niñas se pueden quedar en el camino”. Por la misma razón, CCOO pide a la Comunidad de Madrid que no deje fuera de la bajada de ratios al primer ciclo de educación infantil, a la educación especial ni al resto de enseñanzas de régimen general ni de régimen especial.

    Profesores de refuerzo

    Para CCOO, el Plan de Ayuso obvia que la educación en Madrid está peor que en el resto de España en todos y cada uno de los indicadores: en la ratio profesores por grupo (5,9 puntos por debajo del resto de comunidades autónomas); en atención a la diversidad (fue una de las grandes partidas recortadas en la anterior crisis); en educación compensatoria (se recortó el 67%); en los equipos de orientación, que tienen unas ratios hasta 4 veces mayor que lo que aconsejan los organismos internacionales; en digitalización, y en construcción de centros.

    En este momento hay en Madrid 90 colegios que se siguen construyendo, y algunos llevan más de diez años en obras. “¿Qué va a ocurrir?”, “¿van a volver los barracones en Madrid para poder dar respuesta a las bajadas de ratios? Después de 25 años de gobierno del PP estamos en Educación a la cola de España en todos los índices educativos”, lamenta la responsable sindical.

    Aunque CCOO considera que la ratio ideal es de 15 alumnos por aula, su propuesta educativa toma como referencia la ratio de 20 que recomienda el Ministerio de Educación, y concreta que para garantizar la presencialidad y la seguridad en los centros harían falta 12.494 profesores de refuerzo sólo en la enseñanza pública frente a los 7.398 que prevé contratar la Comunidad. El sindicato exige, además, que los contratos sean para todo el curso. “¿Quién va a querer venir a trabajar a Madrid si a mitad de curso le pueden despedir? ¿Y para el alumnado? ¿Qué puede pasar si a mitad de curso se quedan sin el programa de refuerzo? No lo podemos permitir”, advierte Galvín.

    Enfermeros y conserjes

    El plan de CCOO contempla las necesidades no solo de profesorado sino de todos los perfiles profesionales que se requieren para que un centro escolar funcione con todas las garantías. Es el caso, entre otros, de los enfermeros/as y de los auxiliares de control (conserjes).

    Así, mientras que Ayuso sólo va a contratar a 150 enfermeros/as, CCOO mantiene que se necesitan 1.537. “El coordinador covid no puede ser un miembro del equipo directivo porque hablamos de funciones sanitarias. Necesitamos generalizar la figura del enfermero escolar en la totalidad de los centros. Esta cuestión la vamos a pelear en los tribunales”, avisa Isabel Galvín.

    En cuanto a los conserjes, mientras la Comunidad de Madrid no tiene intención de contratar personal de refuerzo, CCOO propone aumentar en 1.913 los auxiliares de control.

    1.015 millones

    CCOO considera su propuesta educativa “extraordinaria para una situación extraordinaria” en la Comunidad que sufre los peores índices educativos de todo el país, y la traduce en un presupuesto que para todo el curso escolar asciende a 1.015 millones de euros frente a los

    370 millones anunciados por Ayuso para un trimestre y que llevados a cómputo anual serían 697 millones.

    El objetivo para CCOO es que los colegios sean seguros y garanticen el derecho a la educación a través de la bajada de ratios, la ampliación de las plantillas en todos los perfiles profesionales, y la adecuación y ampliación de los espacios en todos los centros.

    Jaime Cedrún ha reconocido que el presupuesto del plan de Ayuso “es importante, pero insuficiente” y que el gobierno regional tiene margen para un mayor esfuerzo, ya que de los 700 millones que costaría el plan en cómputo anual, hasta 370 millones podrían estar financiados con fondos estatales.

    Finalmente, el líder sindical reivindica un comité de seguimiento del plan del gobierno regional en el que participen la comunidad educativa, los agentes sociales y los ayuntamientos y pide al Ejecutivo madrileño que abandone el autoritarismo en la gestión educativa.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.