Comisiones Obreras de Madrid | 28 febrero 2024.

CCOO califica de inaudito que Díaz Ayuso pretenda buscar en tres días laborables más de 500 profesionales para poner en marcha el Zendal

  • La Consejería de Sanidad admite que solo ha conseguido 111 voluntarios/as entre las plantillas de los 31 hospitales del Servicio Madrileño de Salud
  • CCOO condena la frivolidad con la que el Gobierno regional está gestionando la atención sanitaria a los afectados por coronavirus y la falta de consideración hacia los profesionales

25/11/2020.
Obras en el hospital Isabel Zendal

Obras en el hospital Isabel Zendal

CCOO Sanidad Madrid califica de inaudito que la Consejería de Sanidad, con el beneplácito de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y su vicepresidente, Ignacio Aguado, pretenda estructurar la plantilla del nuevo hospital de pandemias Isabel Zendal tres días laborables antes de inaugurar las primeras 240 camas que albergarán a otros tantos pacientes afectados por COVID-19. 

De los 669 profesionales voluntarios, fijos o interinos de 31 hospitales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), que se habían reclamado desde la Consejería de Sanidad para trasladarlos al nuevo hospital, solo se han presentado 111, según los datos de la propia consejería. Esta cifra incluye médicos, enfermeras, TCAE (Auxiliares de Enfermería), celadores y técnicos de unidades administrativas. 

Ante la situación generada por la escasez de profesionales voluntarios para el hospital de pandemias, desde la Dirección de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad se ha comunicado a los sindicatos en Mesa Sectorial que les reunirá el viernes 27 o el lunes 30 de noviembre para debatir sobre la citada plantilla. La presidenta de la Comunidad de Madrid ya ha anunciado que el centro se inaugurará el próximo martes 1 de diciembre y que estará a pleno rendimiento antes de que termine el año.

Sobre la mesa estará, según ha avanzado hoy la Dirección de Recursos Humanos, que la voluntariedad para trasladarse al Zendal se amplíe al personal eventual de los hospitales, hasta ahora solo era fijo o interino. CCOO insiste en que aunque con esta medida se cubra el total del personal que necesita el primer ala abierta en el nuevo hospital, hay que iniciar la contratación de los 669 profesionales que se detraigan de las plantillas del resto de hospitales y cubrir el vacío que dejan. Además, el sindicato reclama que se empiece a preparar ya la contratación de más personal para el resto del hospital y que se haga con seriedad y procesos selectivos adecuados, no 24 horas antes de su puesta en funcionamiento. 

CCOO y el resto de los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de la Sanidad Pública madrileña fueron unánimes en su rechazo a la intención de la Consejería de Sanidad de poner en marcha el nuevo hospital detrayendo profesionales de las plantillas de otros hospitales madrileños, algunas de las cuales están infradotadas y a niveles muy por debajo de lo que requiere la presión asistencial que soportan, incrementada desde que hizo irrupción el coronavirus.

CCOO siempre ha manifestado su oposición a la construcción de un hospital que no era necesario teniendo en cuenta que la actual infraestructura sanitaria de la región tenía aún la posibilidad de contar con espacios que ya están construidos pero que no se han utilizado desde su inauguración, o con la opción de renovar hospitales como el antiguo Puerta de Hierro que lleva una década cerrado, con gastos para las arcas públicas y esperando su remodelación para ampliar el número de camas sanitarias que han desaparecido en los últimos años en la Comunidad de Madrid, más de 3.000 camas hospitalarias.


Juguete diabólico

No se puede poner en marcha un hospital si este no va acompañado de la contratación de profesionales que garanticen una atención sanitaria universal, eficaz y de calidad. No se puede desalojar de personal hospitales cuyas carencias en recursos humanos pueden generar más riesgos que beneficios en la atención sanitaria. Y si se hace es preceptivo que se contrate personal suficiente y adecuado para atender a la población porque “estamos hablando de personas enfermas no de clientes de una taberna”.

El Hospital Isabel Zendal, a juicio de CCOO, es solo y exclusivamente «el juguete propagandístico y de entretenimiento de Isabel Díaz Ayuso, un juguete diabólico que pretende utilizar los sentimientos de los ciudadanos y ciudadanas sumidos en una pandemia de dimensiones inesperadas. Un entretenimiento que pone en jaque la atención sanitaria pública y la responsabilidad profesional del personal de la sanidad pública madrileña. Esta actuación por parte de las autoridades sanitarias madrileñas es frívola pero también temeraria e irresponsable y un ataque directo a los trabajadores y trabajadoras del SERMAS».