Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la configuración de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

COMISIONES OBRERAS DE MADRID informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que COMISIONES OBRERAS DE MADRID no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    COMISIONES OBRERAS DE MADRID puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

Comisiones Obreras de Madrid | 20 mayo 2022.

El rostro de la mujer trabajadora en Madrid

    Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la Secretaría de Trabajo y Nuevas Realidades de CCOO de Madrid aporta algunos datos que permiten visualizar las pautas de la desigualdad laboral en la Comunidad de Madrid. Los datos están extraídos básicamente tanto de fuentes del SEPE como de la EPA (INE), y corresponden al año 2021 en su gran mayoría (salvo que se indique otra referencia temporal).

    10/03/2022.
    El rostro de la mujer trabajadora en Madrid

    El rostro de la mujer trabajadora en Madrid

    Introducción

    El grado de incorporación al empleo de las mujeres es históricamente menor que el de los varones, debido a la persistencia de los estereotipos patriarcales que adjudican a la mujer un rol vinculado a las que se han venido denominando “tareas reproductivas”, frente a las “productivas”, es decir a lo que ya se denomina “trabajo de cuidados” (no remunerados en el caso del trabajo de cuidados que se realiza en los propios hogares y que es realizado de forma abrumadoramente mayor por las mujeres que por los varones). Aunque la tendencia histórica es una reducción de esa brecha de diferencia en las tasas de actividad y de ocupación (al menos en los países centrales del capitalismo), lo cierto es que persisten diferencias significativas que, junto a las mayores tasa de desempleo y la brecha salarial y de pensiones, definen unas condiciones de vida y trabajo peores para las mujeres, tanto en su periodo de edad laboral como en el de la jubilación.

    Por otra parte, el empleo femenino está más concentrado en las actividades laborales y sectoriales que han perdido más con el impacto de la pandemia. Según el Informe Impacto Socioeconómico de la COVID-19 sobre las mujeres (elaborado por la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid a finales de 2020), “el 67% del empleo femenino de la región se concentra en las actividades más afectadas por la pérdida de empleo, porcentaje más elevado que el del empleo masculino, situado en un 65,6%”.

    Tasa de actividad y afiliación a la Seguridad Social

    La tasa de actividad en Madrid es significativamente superior al promedio del conjunto del Estado en Madrid, alcanzando un porcentaje del 63%, frente al 58,85% estatal. Sin embargo persiste una diferencia significativa en la tasa de actividad de la Comunidad de Madrid en función del género, pues la tasa de actividad de los varones alcanza el 68% y la de las mujeres se queda en algo menos del 59%. De hecho esta tasa de actividad femenina en Madrid ha bajado en el cuarto trimestre de 2021.

    Además en la región de Madrid las mujeres madrileñas tienen algo menos afiliación a la Seguridad Social que los varones en 2021: 48,2% frente a 51,8%. Estos datos suponen que la brecha se mantiene tras la pandemia.

    Estructura de la ocupación por edad

    Analizando la serie temporal desde 2007 (desde antes de la crisis socioeconómica y financiera) hasta la actualidad, entre los varones se reduce el porcentaje de contratación entre los mayores de 44 años y se incrementa el de menores de 25 años. Es decir, desde 2007 la composición de la ocupación en la región muestra un rejuvenecimiento relativo para los varones (pasando de representar un 28,1 a un 31,7% los menores de 25 años). Pero para las mujeres ocurre lo contrario, proporcionalmente pasa a haber más mujeres de 44 años contratadas respecto a las mujeres contratadas en las otras franjas de edad; las mujeres de menos de 25 años pasan a representar del 29,6% en 2007 al 25,6% y en la franja de mayores de 44 años la contratación pasa de pesar en 2007 un 13,3% a pesar en la actualidad algo más del 16%.

    Empleo con jornada parcial

    El marco de relaciones laborales dominante ha venido instaurando una incorporación de las mujeres al empleo con carácter subsidiario al del varón. Ello se ha percibido en las tasas de actividad y de ocupación, pues las mismas se incrementan en momentos históricos de amplia demanda de mano de obra, o se reducen significativamente cuando se reduce la demanda (habitualmente por crisis económicas). Pero también se percibe este carácter subsidiario en otras variables, como por ejemplo el tipo de jornada laboral. Así, la norma social de empleo (el marco de relaciones laborales) ha “empujado” claramente a las mujeres a configurar su subjetividad laboral como dependiente y complementaria o subsidiaria de la del varón, de forma que su incorporación al empleo ha tenido en demasiadas ocasiones un carácter de “complemento de rentas” del trabajador principal del hogar (el varón). Por ello históricamente, tanto por la demanda como por la oferta de mano de obra, las jornadas parciales se han configurado como un “sucedáneo de solución” que “el mercado laboral” ha utilizado como mecanismo habitual para la incorporación de las mujeres al empleo (ya sea temporalmente o de forma continuada).

    La génesis de este fenómeno explica por qué las estadísticas no reflejan plenamente una perspectiva de género que analice todas las miradas al fenómeno del empleo/desempleo femenino. Y en concreto respecto al trabajo parcial se ha cristalizado la falacia de que es una “buena solución” para la conciliación de la denominada “vida familiar” con la vida laboral (por supuesto asumiendo tácitamente que las mujeres siguen asumiendo la gran parte del trabajo de cuidados no remunerado en el propio hogar), cuando en realidad mayoritariamente es una degradación de las condiciones de empleo de las mujeres que ofrece “flexibilidad” a los y las empleadores. En este sentido, el trabajo a jornada parcial involuntario o no deseado (el que se asume porque no se encuentra empleo a jornada completa) expresa una forma de limitación de la integración laboral que afecta al trabajo de calidad o “trabajo decente”, pues tiene repercusiones graves en las carreras de cotización y por lo tanto en los derechos derivados de esa carrera; prestaciones por desempleo y especialmente pensiones. Y esto es algo que marca las condiciones de vida y trabajo de muchas mujeres “de por vida”. Así, las menores tasas de actividad y esta elevada contratación a tiempo parcial de las mujeres explican por qué las pensiones de las mujeres son notablemente inferiores en Madrid, donde la pensión media en 2021 ascendió para las mujeres a 985€ al mes y para los hombres fue de 1.472€ al mes (casi 500 euros menos, más de un 50% menos).

    En la Comunidad de Madrid el 53,3% de los trabajadores que dispone de contrataciones a jornada parcial las tienen con carácter “forzoso” o no voluntario, frente al 51,4% en España. Tanto en la región madrileña como en España este porcentaje se ha incrementado notablemente desde el año 2008 en ambos sexos, siendo siempre superior en los hombres porque para la “subjetividad laboral” de los varones sí es básico tener un empleo a tiempo completo. En concreto para España, en el año 2020, el dato en los varones fue del 56,4% de trabajo parcial no voluntario y para las mujeres del 49,7%. Para la Comunidad de Madrid las tasas se incrementan algo más.

    En Madrid un 19% de mujeres trabajan a tiempo parcial respecto al total de mujeres ocupadas, frente al 7% de los hombres (es decir casi tres veces más). Más elocuente aún es si el enfoque se hace observando la distribución relativa de mujeres y hombres respecto al total de contratación de empleo a jornada parcial; en la Comunidad de Madrid las mujeres representan el 72% del total de empleo a jornada parcial, frente al 28% de los varones. Esto es coherente con una feminización de las ocupaciones y sectores de actividad donde la contratación a jornada parcial se aplica más, como por ejemplo el sector de la dependencia o el de los “call center”, pero tiene como causa principal la configuración patriarcal de la norma social de empleo y trabajo, que adjudica en buena parte al empleo de la mujer un carácter subsidiario y le adjudica principalmente el trabajo de cuidados en el hogar.

    Desempleo

    El desempleo femenino viene siendo más alto que el de los varones desde hace años; en el año 2021 en Madrid el 58,2% de las personas en desempleo son mujeres, frente al 41,8% que son varones.

    Al finalizar el año 2021 los varones en Madrid tienen una tasa de desempleo del 9,31% y la tasa de desempleo de las mujeres está en el 11%. Esto supone que en Madrid el paro registrado al finalizar 2021 es mayor que el que había antes de la pandemia (diciembre 2019). Por lo tanto, en Madrid la crisis de la pandemia ha ocasionado un desempleo mayor que en España, especialmente lesivo para las mujeres, pues comparando los datos de paro registrado de ambos meses (diciembre 2019 y diciembre 2021) se puede observar cómo las mujeres han incrementado su desempleo en un valor relativo del 9,49% (18.571 mujeres más en desempleo en diciembre de 2021, sobre las 195.766 que había en el mismo mes de 2019), mientras que los varones lo incrementaron algo menos (un 5,44%).

    Si se distingue la tasa de desempleo según la variable nacionalidad, la población extranjera, especialmente la extracomunitaria, muestra tasas sensiblemente peores en Madrid, donde la población extranjera total alcanza una tasa de desempleo del 13,30% (algo más del 20% es dicha tasa en España) frente a algo menos del 10% de tasa de desempleo de los y las nacionales españoles. Aplicando una perspectiva de género de nuevo se observa que la situación de las mujeres es peor, ya que las extranjeras tienen una tasa mayor de desempleo que los varones extranjeros:alrededor de un 15% frente al 12%, respectivamente.

    Tiempo en desempleo

    El paro de larga duración es una lacra estructural tanto en España como en Madrid, donde al finalizar 2021, hay 161.100 personas trabajadoras madrileños con más de un año en desempleo, lo que supone ni más ni menos el 45% del total de personas desempleadas en Madrid. Y de nuevo se puede observar cómo hay un claro sesgo y discriminación de género en este dato de desempleo de larga duración, puesto que son las mujeres claramente las más perjudicadas:el 53% de las personas en desempleo de larga duración con más de 2 años en búsqueda de empleo son mujeres y el 56,73% de los y las desempleados que llevan entre 1 y 2 años en desempleo son mujeres.

    Trabajo de cuidados

    Por último, pero no por ello menos significativo, sino al contrario, es destacar que hay una parte fundamental del trabajo que realizan los seres humanos que no se engloba conceptualmente como “empleo” porque no está regulado y remunerado. Se trata de lo que la teoría feminista ha denominado con acierto el “Trabajo de Cuidados”, aquel dedicado a tareas de manutención del hogar, pero también tareas de cuidados a personas dependientes en el hogar (enfermos/as, menores, ancianos/as, personas con limitaciones de autonomía) y tareas de atención emocional y socialización a pareja e hijos e hijas.

    Todas esas tareas y trabajo son fundamentales para el mantenimiento y reproducción de una sociedad con valores y condiciones dentro de los Derechos Humanos reconocidos, pero también son esenciales para el funcionamiento del sistema socioeconómico capitalista, pues el sistema económico no podría sostener que todo ese trabajo no remunerado, esencial para la vida humana, se remunerara. En este sentido, estudios del INE han venido mostrando cómo el tiempo que las mujeres dedican a trabajos de cuidados sin remuneración casi duplica al de los hombres: las mujeres dedican 26,5 horas a la semana a ese trabajo, frente a las 14 horas de los varones (datos para 2018), siendo solo menor la diferencia en caso de parejas sin hijos (lo que incide en los “dilemas” sobre la decisión de la maternidad), pero aumentando significativamente la desigualdad cuando se habla de familias monoparentales, pues la mujer llega a dedicar 31,9 horas a la semana en esta tipología familiar. Esta situación de desigual reparto en el trabajo de cuidados se mantiene independientemente de si se tiene un empleo a jornada parcial o completa (cuando están a jornada completa las mujeres dedican 25,2 horas semanales frente a 13,9 horas del varón), lo que redunda en la falacia ya mencionada sobre este tipo de trabajo a tiempo parcial y la conciliación “vida laboral y familiar”.