Comisiones Obreras de Madrid | 3 marzo 2024.

El Gobierno Municipal PP-Ciudadanos da un paso más en su intención de privatizar las Oficinas de Atención a la Ciudadanía (OAC) de Línea Madrid

    16/02/2023.
    El Gobierno Municipal PP-Ciudadanos da un paso más en su intención de privatizar las Oficinas de Atención a la Ciudadanía (OAC) de Línea Madrid

    El Gobierno Municipal PP-Ciudadanos da un paso más en su intención de privatizar las Oficinas de Atención a la Ciudadanía (OAC) de Línea Madrid

    Este comienzo de año ha traído muchos sinsabores a la plantilla de trabajadoras y trabajadores de Línea Madrid. La Corporación ha dado una nueva vuelta de tuerca al proceso de privatización de las OAC, que comenzó en octubre con resultados desastrosos, tensando la cuerda aún más y llevando al límite a la plantilla, al servicio y a los ciudadanos.

    Continuando con su política de huida hacia adelante, el Gobierno Municipal de Madrid (PP-Ciudadanos), ha tomado la decisión de eliminar las citas para la casi la totalidad de gestiones que realizan los ciudadanos en las OAC, desde el 1 de enero de este año, salvo padrón e identificación para los funcionarios, y tributos para el personal externo.

    Si desde el comienzo de la privatización, las colas, las aglomeraciones y la imposibilidad de conseguir cita marcaron el ritmo del servicio, con esta decisión los problemas se acrecientan.

    No se puede prometer algo que no se puede cumplir. Se publicitó a bombo y platillo que ya no es necesario pedir cita para ser atendido en las OAC, que en cuanto se ponga el pie en las oficinas cualquier persona va a ser atendida inmediatamente, como llevan haciendo desde abril con los mayores de 65 y ahora con el resto de la ciudadanía, generando unas expectativas no acordes a la realidad. Acudir hoy en día a las oficinas de Línea Madrid supone arriesgarse a sufrir en alguna de las oficinas, tiempos de espera superiores a la hora y media.

    Mientras, la plantilla se encuentra trabajando a destajo en un ambiente realmente hostil y bronco con la ciudadanía, que sigue sin entender este deterioro de lo que antaño era un servicio muy valorado; los responsables del Gobierno Municipal no dejan de alardear de haber dado con la panacea y la solución a todos los problemas de Línea Madrid con la eliminación de la cita previa. ¿Si desde el inicio de la privatización en octubre, con el cese de personal interino y la cobertura insuficiente de esos puestos con personal externo, ha disminuido la capacidad de atender la demanda de la ciudadanía, por qué se decide quitar la cita previa? Con menos plantilla y menos recursos, eliminar la cita previa puede ser un buen reclamo publicitario, pero perjudica y deteriora gravemente el servicio y la atención que recibe la ciudadanía de Madrid.

    El remate a todo este despropósito se ha producido recientemente con el intento frustrado de ceder también la gestión de Cl@ve, (una modalidad de identificación electrónica para acceder a los servicios electrónicos de las Administraciones Públicas) a la empresa externa, jugando con las garantías que para el ciudadano supone la fe pública que está reservada a los únicos que pueden realizar este tipo de gestión, es decir, los empleados públicos.

    Seguramente la cercanía de las elecciones municipales haya precipitado una decisión tan absurda y perjudicial, pero parece que todo vale para conseguir votos, incluyendo poner en riesgo los servicios públicos que utilizan diariamente los madrileños y madrileñas, y las condiciones de trabajo de la plantilla municipal.