Comisiones Obreras de Madrid | 19 abril 2024.

El supuesto plan anticalor no garantiza el cumplimento de la ley ni la salud de alumnado, ni del profesorado y personal educativo

    19/04/2023.
    Aula en la Comunidad de Madrid

    Aula en la Comunidad de Madrid

    Para la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid el “Plan de alerta y prevención frente a olas de calor” que ha enviado la Consejería de Educación a los centros “no es lo que Inspección de Trabajo ha requerido ni lo que se necesita y, además, carece de recursos para poder ser llevado a cabo”.

    Así lo denuncia la secretaria general de Educación de CCOO Madrid, Isabel Galvín, quien añade que “además la Consejería Educación, una vez más, se exime de su responsabilidad y delega en los equipos directivos las actuaciones. Algo que contradice la ley”. En la legislación de trabajo está previsto que sea la propia empresa la que toma medidas de seguridad laboral. De igual manera, la Ley de Prevención de Riesgos laborales 31/1995 de 8 de noviembre, obliga a consensuar este tipo de planes en los Comités de Prevención algo que no se ha hecho.

    El “Plan de alerta y prevención frente a olas de calor” para los Centros Docentes no Universitarios de la Comunidad de Madrid, que ha sido publicado por la División de Prevención de Centros Docentes de la Dirección General de Recursos Humanos y la Dirección General de Infraestructuras y Servicios junto con la Vicepresidencia, Consejería de Educación y Universidades, debería llevar ya varios años en funcionamiento. Pero la Comunidad de Madrid solo ha empezado a actuar tras varios requerimientos efectuados por la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Madrid tras las pertinentes denuncias efectuadas por la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid.

    Sin embargo, su secretaria general, Isabel Galvín, considera "absolutamente insuficiente" el plan de la Consejería de Educación. “En cuando a medidas el plan se queda en muchos aspectos en lo anecdótico”, dice Galvín. “El plan recomienda regar las plantas por las noches o que el alumnado y personal de los centros se protejan en la sombra cuando no se han recuperado el arbolado perdido por Filomena ni hay toldos en muchos centros.” CCOO denuncia que el plan no recoge ningún compromiso ni dotación presupuestaria, algo imprescindible para garantizar, por ejemplo, que haya personal para regar por las noches.

    Además, no se sabe si va a existir dotación económica de algún tipo para el caso en que haya que disponer de equipos, mobiliario o cualquier recurso material o humano necesario para poder llevar a cabo el plan. En el documento se habla de modelos de comunicación a los agentes de la Comunidad Educativa sin poner ningún ejemplo más o menos estandarizado que unifique criterios de cómo actuar y a quién dirigirse. Tampoco se prevé la formación al personal en cuestiones de “primera intervención”.

    CCOO recuerda que existen una mayoría de centros en los cuales por su estructura, antigüedad u otras características es prácticamente imposibles de adaptarse a las olas de calor sin instalar equipos de climatización o instalaciones técnicas adecuadas; tanto el alumnado, como el profesorado o personal educativo ¿cómo van a dar cumplimiento a las recomendaciones de este documento llamado Plan si no hay presupuesto para realizar los cambios estructurales necesarios para que sea posible hacerlas realidad? Se pregunta Galvín. “En la práctica este Plan pone en riesgo la salud y el bienestar de los miembros de la comunidad educativa de los centros. Es una irresponsabilidad” apostilla Galvin.

    Por tanto, y para que se dé cumplimiento efectivo a las resoluciones de la Inspección de Trabajo, CCOO exige que la Consejería de Educación asuma su responsabilidad y se comprometa a garantizar los recursos humanos y materiales para que sea posible ejecutar este Plan y sea posible replicar este tipo de plan en cada centro como ha requerido la Inspección de Trabajo sin que todo ello se convierta en más burocracia y trabajo inútil para los equipos directivos.

    .

    Un parche más no va a solucionar un problema que es estructural. Lo que se necesita es un plan para acometer en los centros los cambios estructurales que se necesitan en los centros para su climatización. Tejados, ventanas, entradas, patios y donas deportivas … e instalación de sistemas de aclimatación sostenible.

    Las olas de calor se adelantan a primavera y se extienden a otoño, son más largas y más intensas. Necesitamos centros sostenibles con energía verde. Teníamos la oportunidad de acometer este cambio estructural con los fondos Next Generation y el Gobierno de Ayuso se queda en la anécdota y recomienda “regar las plantas por la noche”, concluye Galvín.