Comisiones Obreras de Madrid | 2 marzo 2024.

CCOO exige a la Comunidad de Madrid una solución para garantizar las prácticas al alumnado de la rama sanitaria de FP

    CCOO, que en diciembre ya advirtió del problema, recuerda que sin prácticas no hay titulación y reprocha a la Consejería de Educación que abandone el alumnado que estudia bajo su tutela en centros públicos.

    30/01/2024.
    CCOO exige a la Comunidad de Madrid una solución para garantizar las prácticas al alumnado de la rama sanitaria de FP

    CCOO exige a la Comunidad de Madrid una solución para garantizar las prácticas al alumnado de la rama sanitaria de FP

    Los 24 centros públicos afectados también dieron la voz de alarma y tampoco se les ha escuchado.

    Isabel Galvín: “El problema está en que los centros de FP privados pagan a los hospitales y clínicas, los centros públicos no”.

    La falta de una solución ante la dificultad del alumnado madrileño de la rama sanitaria de FP para realizar las prácticas, no ha dejado otra salida a los estudiantes que la de movilizarse. Hoy martes, a las 11,30 horas, se concentrarán ante la Consejería de Educación, y el jueves 1 de febrero lo harán, a las 9,15 horas, ante la Asamblea de Madrid. 

    CCOO ya denunció el pasado mes de diciembre que el alumnado de los centros públicos de la rama sanitaria de FP tiene cada vez más dificultades para encontrar una plaza en la que realizar sus prácticas. La razón no es otra que la diferente capacidad entre centros públicos y privados para pagar por ello, aunque suene fatal. Los primeros no pueden hacerlo, los segundos, sí. “Los centros de Formación Profesional privados pagan a los hospitales y clínicas, los centros públicos no”, asegura la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín. La responsable sindical explica que han sido los 24 centros públicos afectados los que dieron la voz de alarma tras comprobar esta manera de proceder, que consideran una competencia “desleal e inmoral”.

    Galvín recuerda que sin prácticas no hay titulación y reprocha a la Consejería de Educación del Gobierno de la Comunidad de Madrid que abandone el alumnado que estudia bajo su tutela en sus centros públicos. “Hace dos años eran unos pocos alumnos y alumnas los que tuvieron dificultades de encontrar una plaza de prácticas, pero ya el curso pasado fue casi la totalidad del alumnado de los centros públicos. Es muy grave”. CCOO estima en 800 la cifra de alumnos y alumnas afectadas. 

     

    Abandonados a su suerte 

    Uno de los hospitales que cobra por las prácticas de los centros privados es la Fundación Jiménez Díaz, uno de los grandes hospitales de la capital, que es privado pero que opera dentro del sistema público madrileño de sanidad.

    CCOO pide a la Consejería que regule esta situación para garantizar que todos los estudiantes de FP de estos grados sanitarios, tan demandados por su empleabilidad, tengan las mismas condiciones, las mismas oportunidades y los mismos derechos: “No puede ser que la Consejería de Educación, a través de su Dirección General de Enseñanza Secundaria y de FP, abandone a su suerte al alumnado de los centros públicos y a sus equipos docentes. Está haciendo claramente dejación de sus funciones y de su responsabilidad hacia los centros de los que es titular”, 

     

    ¿De dónde sale el dinero?

    Por otro lado, el sindicato se pregunta de dónde sale el dinero destinado a pagar a las empresas que reciben estudiantes para hacer su Formación en Centros de Trabajo (FCT). ¿Se financian con el coste de la matrícula? ¿Se pagan los estudiantes así sus propias prácticas? “De ser así, es una vergüenza absoluta y la Consejería de Educación debe actuar”, asevera la responsable sindical. 

    Otra consecuencia perniciosa de esta competencia desleal afecta a los tutores de los centros públicos de Formación en Centros de Trabajo, que tienen muy difícil, por no decir imposible realizar su cometido debido a esta competencia desleal. 

    “El Gobierno de Ayuso”, resume Galvín, “crea un mercado de la FP en Madrid, pone a competir a los centros entre sí, pero no dota a los centros de los que es titular, los públicos, de los mecanismos necesarios para hacer frente a la competencia irracional e injustificada de los centros privados”.