Comisiones Obreras de Madrid | 22 abril 2024.

Los mecanismos de protección al consumidor, la inteligencia artificial y la brecha digital

    Desde FACUA se considera necesario que las leyes sean garantistas en la transparencia en las transacciones, la protección de datos personales y la resolución de disputas en línea. Debemos avanzar de igual modo que lo hace la digitalización para proteger a la ciudadanía.

    26/03/2024.
    Temas
    Los mecanismos de protección al consumidor, la inteligencia artificial y la brecha digital

    Los mecanismos de protección al consumidor, la inteligencia artificial y la brecha digital

    Ante un panorama autonómico de constantes cambios e incertidumbre, la protección a los consumidores y usuarios debe ser uno de los pilares de la política de todos los poderes públicos para ofrecer unos mecanismos de protección acordes a los tiempos actuales.

    Así, las Oficinas Municipales de Consumo, popularmente conocidas como OMICs, juegan un papel importantísimo dentro de dicho sistema. No obstante, su situación en Madrid es bastante deficiente debido a la falta de financiación, lo que se traduce en poco personal y medios materiales.

    Otro de los mecanismos de que dispone la ciudadanía es el Sistema Arbitral, en Madrid, creado hace más de 40 años, siendo una ciudad precursora al incorporar este tipo de mecanismos de resolución de conflictos entre consumidores y empresas. Para poder garantizar su buen funcionamiento, al igual que sucede con las OMICs, deben tener una dotación de personal y material suficientes. 

    Fundamentales también son los servicios de inspección. FACUA Madrid exige un sistema sancionador que diferencie la gravedad de la infracción, al tiempo que se establezcan cuantías a pagar que prevengan de una manera real y efectiva este tipo de incumplimientos.

    Es prioritario además reconocer los diferentes niveles de protección que requieren los consumidores vulnerables. Este concepto debe ser uno de los ejes que guíen la acción de los futuros planes de consumo de los poderes públicos para garantizar que ningún madrileño y ninguna madrileña se queden atrás en el disfrute de sus derechos como consumidores y consumidoras. 

    Transformación Digital

    La sociedad actual está totalmente inmersa en la tecnología, generando grandes cambios estructurales, sociales y de comportamientos. Esto a su vez provoca desigualdades en la ciudadanía, derivadas del acceso al Internet y a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Hay muchos consumidores y consumidoras que se están quedando atrás. El ejemplo más latente es la digitalización de la banca y los servicios derivados de ella.

    Asimismo, el comercio electrónico, la contratación de bienes y servicios en línea y los servicios digitales siguen creciendo exponencialmente, lo que plantea desafíos continuos en términos de protección al consumidor. Por ello requieren de una adaptación constante de la regulación para garantizar su protección.

    La Inteligencia Artificial (IA) ocupa cada vez más lugares en nuestro entorno, y es necesario que sea regulada eficazmente para abordar problemas como la privacidad de datos, la discriminación algorítmica y la responsabilidad legal por las decisiones automatizadas. Urge proteger a las consumidoras y consumidores de estas prácticas.

    Así, desde FACUA se considera necesario que las leyes sean garantistas en la transparencia en las transacciones, la protección de datos personales y la resolución de disputas en línea. Debemos avanzar de igual modo que lo hace la digitalización para proteger a la ciudadanía.