Comisiones Obreras de Madrid | 1 marzo 2024.

“Se va a escuchar a CCOO”

  • El sindicato celebra en el Auditorio Marcelino Camacho una multitudinaria asamblea de delegados y delegadas

05/11/2021.
La Internacional ha puesto fin a la asamblea

La Internacional ha puesto fin a la asamblea

El Auditorio Marcelino Camacho ha sido escenario este viernes de una asamblea de delegados y delegadas de CCOO en la Comunidad de Madrid. En la presentación de la misma, el secretario de Juventud del sindicato, Ramón Larrinzar, ha expresado la satisfacción por ver el salón de actos “a rebosar”.

Así lo ha valorado también en su intervención la secretaria general de CCOO de Madrid, Paloma López, que ha destacado la importancia de este reencuentro, que no tenía otro objetivo que el de trasladar a todos los centros de trabajo las propuestas del sindicato en defensa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras madrileños. Ha sido el “pistoletazo de salida” de futuros encuentros en las comarcas y en las empresas y centros de trabajo.

López ha agradecido la labor realizada, muchas veces poco reconocida, por los delegados y delegadas del sindicato en los peores momentos de la pandemia. Después del último proceso congresual el sindicato sale fortalecido –ha valorado López- con un mensaje claro: “CCOO incide en la toma de decisiones” y lo hace “desde la propuesta, desde el análisis y desde la movilización”.

La asamblea se ha celebrado en el contexto de la negociación presupuestaria y de la reforma laboral. Sobre la primera, Paloma López ha recordado que las cuentas que presente el Gobierno madrileño serán las primeras en tres años, algo que causa cuando menos extrañeza. Unos presupuestos que presentan una reducción del gasto de 3.300 millones de euros respecto al momento anterior a la pandemia, un recorte que afecta sobre todo a la educación y a la sanidad, y que deja a la Comunidad de Madrid en una situación de vulnerabilidad frente a los retos futuros. La responsable sindical ha criticado el “trilerismo” del Gobierno de Ayuso al incluir los fondos europeos de recuperación como incremento del gasto presupuestario.

López ha recordado que la Comunidad de Madrid no solo reduce el gasto sino que además deja sin ejecutar partidas presupuestadas como por ejemplo en vivienda o en políticas de igualdad. Capítulo aparte merece el “injusto e insolidario” modelo fiscal madrileño, que priva a Madrid de hasta 53.000 millones con los que se podría paliar la situación de desigualdad que sufre la región. Frente a ello, CCOO ha elaborado una propuesta presupuestaria alternativa “rigurosa”, basada en “el equilibrio, la igualdad y la justicia social”, que permitiría además disponer de casi 4.000 millones de euros.

Finalmente, López ha criticado la falsa dicotomía economía o salud planteada por Ayuso porque en la región que ella preside no hay ni una ni otra.

Respetar los acuerdos

A propósito de las negociaciones para derogar la reforma laboral, López ha empezado diciendo que en 2012 el Gobierno del PP consiguió “romper la negociación colectiva”, añadiendo que ahora hay que respetar los acuerdos ya alcanzados en las mesas de negociación en materia de ultraactividad, prevalencia del convenio colectivo sectorial, regulación de la subcontratación e inaplicación de los convenios. Si no es así habrá movilizaciones, ha advertido.

En el actual proceso de concertación social, Paloma López ha señalado que la CEOE no puede pretender tener capacidad de veto como en asuntos como la subida del SMI, y que el Gobierno tiene la obligación de legislar aunque no haya aprobación de la parte empresarial.

Por último, la responsable sindical ha puesto los ERTE como ejemplo de las medidas que se pueden adoptar para garantizar la viabilidad de las empresas y mantener el empleo.

López ha finalizado denunciando la existencia de un “odio de clase contra los trabajadores y trabajadoras”, ejemplo del cual son algunas intervenciones públicas de representantes de la extrema derecha, antes de concluir con un llamamiento a secundar las próximas movilizaciones porque “CCOO va a estar con todos los trabajadores y trabajadoras que necesiten un respaldo”. “Se nos va a escuchar”, ha manifestado Paloma López.

Dar la batalla de la agenda social

Previamente ha intervenido el secretario general de la Unión Comarcal Sur de CCOO, Raúl Cordero, en representación de las comarcas del sindicato. Sus primeras palabras han sido para denunciar el intento de Ayuso de asestar un golpe definitivo al modelo de servicios públicos, aprovechando las dificultades para movilizarse como consecuencia de la pandemia.

Cordero ha hecho un llamamiento a “dar la batalla” ante la situación de crecimiento de la desigualdad y del desequilibrio territorial que se viene produciendo en Madrid, donde es necesario levantar “un muro” en defensa de una agenda social frente a la extrema derecha. Una agenda que incluye el trabajo por un modelo productivo fuerte. “Nos vamos a mover”, ha concluido.

Los servicios públicos, garantía de derechos y libertades

Posteriormente, la coordinadora del Área Pública de CCOO Madrid, Isabel Galvín, resaltó el papel protagonista de los trabajadores y trabajadoras del sector público durante la pandemia, que “nos están salvando la vida y de la situación de abandono” en la que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha dejado a la región. Al respecto, se refirió a la Comunidad de Madrid como un “castillo medieval” en el que “los que más tienen” encuentran su acomodo y protección en su interior mientras “expulsan” al resto de la sociedad fuera de sus muros. “Todo se compra y se vende –dijo Galvín- en un Madrid desigual, dividido, fragmentado y polarizado”.

En su intervención ante los delegados y delegadas asistentes a la asamblea, Galvín señaló cómo los servicios públicos suponen un problema para el Ejecutivo regional, y destacó su importancia como garantes de la dignidad de la clase trabajadora y como “clave” para tener una salida “justa” de la crisis sanitaria. Así, enumeró aquellos servicios públicos esenciales para la ciudadanía madrileña y las carencias que están sufriendo, como en la Atención Primaria, en la limpieza urbana, el transporte público, la administración de Justicia, la enseñanza o los servicios sociales, todos ellos con un denominador común, la falta de personal para mantener unas plantillas suficientes para ofrecer un servicio público con garantías. A su juicio, los servicios públicos “no son un lujo que no nos podamos permitir, como nos quieren hacer creer, sino la garantía de nuestros derechos y libertades”.

Para Galvín, los servicios públicos “no son un privilegio, sino un derecho”, es “lo que nos une, nos iguala, nos equipara”. En este sentido, aludió a la calidad de estos servicios como la “clave” para salir de la crisis económica y sanitaria “de una manera justa”. La coordinadora del Área Pública finalizó su discurso apelando a la necesidad revertir los recortes y en recuperar lo arrebatado durante estos años para lograr una financiación suficiente y tener unos servicios públicos de calidad y en las mejores condiciones laborales para sus plantillas.