Comisiones Obreras de Madrid | 22 julio 2024.

El gobierno de la Comunidad de Madrid sigue llevando a cabo políticas sobre vivienda que en absoluto ayudan a contener su precio

    05/07/2024.
    Viviendas en la Comunidad de Madrid

    Viviendas en la Comunidad de Madrid

    En esta ocasión ha modificado el programa “Mi primera vivienda”. Este plan, el único propio de la Comunidad de Madrid, esta dirigió a jóvenes, en este caso menores de 40 años, con solvencia económica, pero sin unos ahorros suficientes como para pagar la entrada de la vivienda.

    El programa, dotado con 25 millones de euros, va destinado al aval bancario de entre el 80% y el 100% del valor del inmueble, siempre que este no supere los 390.000€.

    Desde CCOO Madrid ya cuestionamos en su momento la idoneidad de este tipo de medidas por el perfil socioeconómico de los posibles beneficiarios, personas que ya posean un capital suficiente como para poder afrontar el coste de una vivienda.

    No soluciona el problema

    La medida no va encaminada a solucionar el problema de la emancipación joven de la Comunidad de Madrid, sino a favorecer que la rueda del mercado inmobiliario siga girando y generando beneficio a constructoras y especuladores, sin que esto suponga un beneficio para los y las jóvenes trabajadoras.

    En el tiempo que lleva funcionando el plan, desde 2022, se han firmado, según datos de la Comunidad de Madrid, 1300 avales, invirtiendo un total 36 millones de euros. No conocemos realmente el impacto de la medida, por lo que entendemos que ampliar el colectivo destinatario vendrá determinado por no haber cubierto las expectativas del programa.

    Sin conocer la afectación que pueda tener, intentan ahora integrarlo de una forma un tanto forzada en la Estrategia de Protección de la Maternidad y Paternidad y de Fomento de la Natalidad y Conciliación para el periodo 2022-2026, permitiendo participar también a las familias numerosas o monoparentales o por nacimiento de un hijo y adopción. En estos casos sin restricciones de edad, pero deja fuera por ejemplo, a las mujeres que han sufrido violencia de género.

    La generación de un parque público para controlar el precio de la vivienda es el camino que debería seguir el Gobierno de la Comunidad para mejorar la capacidad de emancipación de la juventud, y la mejor medida para proteger la maternidad y la paternidad.

    Hay que aplicar la Ley por el derecho a la vivienda, mejorando aquellos aspectos que se quedan cortos en una región como la nuestra donde se dan los mayores problemas de acceso a la vivienda. Declarar zonas tensionadas, aquellas que lo son y permitir a los ayuntamientos que hagan lo propio, sería otra buena política de vivienda.